Variaciones morfoestructurales y poblacionales de  Andropogon gayanus y su relación con la vegetación adventicia bajo pastoreo intensivo

 

Rey L. Machado Castro
Estación Experimental de Pastos y Forrajes Indio Hatuey Central España Republicana 44280, Matanzas, Cuba

 

RESUMEN
En un pastizal establecido  de  A. gayanus CIAT- 621, sometido a un sistema  de manejo racional intensivo (carga  instantánea de 210 UGM/ha -media de 3 años-), se analizaron las variaciones de algunos indicadores morfoestructurales, sus interrelaciones y su expresión  cuantitativa en la estabilidad  del pastizal. Además se  determinó el efecto que ocasionó la estacionalidad y el número de rotaciones en estos indicadores; así como se cuantificaron los cambios y tendencias con que evolucionaron los componentes de la vegetación, y qué tipo de relaciones existían entre estos indicadores de la cubierta vegetal y los anteriores. Después de 21 rotaciones como promedio, la tasa de producción de vástagos vivos -Vv-, fue prácticamente 6 veces superior a la de vástagos muertos -Vm-; se incrementó el diámetro de lamacolla -D- y el número de macollas -Nm-; no así la longitud de la hoja (Lh) y el ancho de la hoja (Ah), que sufrieron una ligera disminución La variabilidad morfoestructural total fue alta (89,1 %) y los indicadores de la estabilidad tuvieron un peso mayor en esta (42,9 %) que los componentes de la senescencia (24,1 %). Se halló interacción significativa época x año (P<0.05) para todos estos indicadores y sus relaciones, excepto para la densidad de vástagos muertos (DVm) y el D. El valor máximo de Vv se encontró en la seca del segundo año y en la lluvia del tercero.; un patrón similar se encontró en Vv/D. El valor más elevado de Vm/D se detectó en la seca de los 3 años: La DVm fue más alta en seca que en lluvia. El D, en el tercer año difirió significativamente (P<0,05) de los 2 años anteriores; mientras que el número de macollas (Nm) fue superior en la lluvia del tercer año. Lh y Ah fueron significativamente superiores (P<0,05) en la época de lluvia. La producción de Vv, vástagos totales (Vt) y sus densidades, fueron significativamente más altas (P<0,05) al rotar en 21 a 22 ocasiones , comparado con 18 a 19 y 14 a 16.Un patrón similar se encontró en la relación Vv/Vm. El área poblada por A. gayanus , declinó ligeramente hasta la seca del segundo año, recuperándose con posterioridad El número total de especies invasoras fue alto (53) y varió estacionalmente en un rango estrecho para los tipos perennes (23 a 26) y algo mayor para los tipos anuales, bienales y perennes de corta vida (6 a 13). El número y área cubierta por las gramíneas y las leguminosas perennes, fue muy superior al de las especies de otras familias con este ciclo de vida. Todas las especies de ciclo corto, independientemente de la familia, disminuyeron de forma marcada en número, área cubierta y dispersión. Entre un 27,4 y un 53,7 % del área se pobló con especies que pueden ser seleccionadas por los animales y solo de 0,8 a 4,9 % fue colonizada por especies que pueden ser seleccionadas ocasionalmente o no lo son. La invasión por parte de leñosas agresivas u otras especies perjudiciales fue prácticamente nula. La población de leguminosas interaccionó ligera y negativamente con los vástagos muertos; mientras que estos  últimos  interaccionaron  fuerte y positivamente con la despoblación y las  dimensiones foliares. Se halló correspondencia negativa  entre las gramíneas invasoras y el número de macollas de A. gayanus, así como entre los vástagos vivos y la despoblación; mientras que las especies de otras familias nada o muy poco tuvieron que ver con las relaciones y cambios que ocurrieron en la vegetación. Los resultados alcanzados permiten arribara las siguientes recomendaciones: Utilizar, como estrategia general en el manejo, el pastoreo racional con altas cargas instantáneas y tiempos de reposo acordes al punto optimo, con el fin de mantener la estabilidad morfoestructural y de la composición de la vegetación; considerar, como  alternativa de manejo, la rotación del mayor número  posible de cuartones en punto óptimo durante el periodo lluvioso para potenciar la producción de retoños en el período poco lluvioso, así como hacer una mejor utilización del pasto que arriba a la fenofase reproductiva, en este último período; incluir entre los indicadores a medir en este tipo de investigaciones, los relacionados con los componentes morfoestructurales y de la composición de la vegetación, que permitan caracterizar y evaluar la estabilidad y diversidad del pastizal; tomar en consideración los aspectos metodológicos y los resultados alcanzados en la confección de materiales didácticos para la enseñanza pre y posgraduada.